Domingo, 09 de marzo de 2008

En 1943 la situación Italiana en la guerra era desesperada y con el fin de evitar más muertes y la destrucción de su país el Mariscal Pietro Badoglio, Jefe del Gobierno italiano entabla conversaciones de paz con los Aliados.

Mariscal Pietro Badoglio

La situación de la marina italiana un día antes de la firma del armisticio con los aliados era la siguiente:

La flota naval Italiana con base en la Spezia no está al tanto de las negociaciones y está dispuesta a avanzar en contra de la invasión de las fuerzas aliadas que se acercaban a la costa de Salerno.

El Almirante De Courten, Jefe de Estado Mayor de la Marina Real, recordó más tarde ese mismo día se entrevistó con el almirante Bergamini, comandante en jefe de la flota Italiana conversando sobre el espíritu y esfuerzo presente en toda la tripulación y que era necesario para afrontar la batalla decisiva e inminente. Al día siguiente, 3 de septiembre de 1943, se firma el armisticio y el día 9 de septiembre el Almirante Bergamini al mando de la flota Italiana recibe la orden de entregar la flota a los Aliados en Malta.

Almirante Bergamini

A las 03:00 horas del día 9 la flota va saliendo de sus bases, de La Spezia sale la flota principal dirección al puerto de La Maddalena, pasando por el oeste de Córcega, en el Cabo de Córcega se une a un grupo de buques de Génova y de otros cuatro mas que también procedían de La Spezia. 

Acorazado Roma en puerto

Hay veintidos naves, y el Acorazado Roma, de la clase Vittorio Veneto, con la insignia del Almirante Bergamini es el jefe de la formación.

La base naval de La Maddalena no puede recibir a la flota, los alemanes han tomado la base  sobre las 11:25, a las 14:20 cerca de la isla de Asinara, el almirante Bergamini da las órdenes para cambiar la ruta en sentido contrario, hasta ese momento el Roma a la cabeza de la formación pasa a situarse a la cola de la misma.

A las 14:47 un avión alemán de reconocimiento vio la maniobra y la nueva ruta de la flota que comunicó a su mando. Las órdenes del mando alemán son las siguientes: "Los buques de guerra italianos...., deben ser obligados a regresar a puerto, o hundidos".

La misión de ataque se encomienda a la base aérea de Istres en el sur de Francia, un primer grupo, que consta de 11 bombarderos "Dornier DO217/42" equipado cada uno con dos bombas de radio dirigidas "PC 1400X" de nueva concesión, y que van a ser utilizadas por primera vez en una acción de guerra.

Pareja de aviones Dornier como los que participaron en el ataque al Roma.

La bomba había sido diseñada en 1939, por el doctor Kramer y su primer nombre fue "Fritzx". La FX 1400, que se conoce también como "SD 1400", con un peso de 1400 kg, la bomba tenía una nariz más aerodinámica, cuatro pequeñas alas y una cola en forma de caja. El misil era guiado hacia su blanco mediante ondas de radio desde el avión lanzador. El tripulante que guiaba la bomba, siempre tenía que ver al misil, por lo que se instalaron bengalas en las aletas del misil con objeto de que dejasen una estela de humo que fuera fácil de visualizar desde el avión lanzador. La desventaja consistía en que el avión debía permanecer volando sobre el blanco durante el guiado, exponiéndolo a la artillería antiaérea y a los posibles aviones enemigos que pudiese haber por la zona. El Fritz X debía ser lanzado desde una altura mayor a los 4.000 m. Si funcionaba correctamente, el Fritz X podía perforar hasta 20 pulgadas de blindaje de acero. La bomba tenía 3,30 metros de largo, con una carga de explosivos a 300Kg.

La alta velocidad de la bomba debido a su peso de 1400 kg. Y la capacidad de corregir la trayectoria, permite desacoplar la bomba desde una altura de casi 5-7000 metros en la vertical objetivo, que se encuentra 80°.

 

Bomba Fritz X utilizada en el ataque

Los Italianos tuvieron que hacer frente a un nuevo y desconocido tipo de ataques aéreos, ya que, hasta el 9 de septiembre de 1943, las bombas se lanzaban desde una altitud de 3-3500 metros y con un ángulo de  60° entre el plano horizontal del buque y la recta hasta el avión, con el nuevo arma el ataque variaba sustancialmente.

Mientras que las acciones de bombardeo con bombas convencionales, la liberación se llevaba a cabo con un ángulo de 60° sobre el objetivo, estas nuevas bombas fueron lanzadas con un ángulo por encima de los 80°, esta inusual forma de ataque consiguió inicialmente engañar a los capitanes de los buques italianos, que vieron que los aviones superaban los 60° sin desacoplar las bombas, pensando que no había intenciones hostiles ... debido a este elemento de sorpresa, el fuego antiaéreas comenzó tarde, porque, evidentemente, el Almirante Bergamini, no sería el primero en realizar actos hostiles contra el antiguo aliado.

La misión de atacar al acorazado Roma se encomendó a la tripulación formada por el piloto Kurt Steinbor sargento, Eugen Degan sargento puntero, más el radioperador y auxiliares.

A las 15:42 el avión pilotado por el sargento Steinbor llegó al Roma por el lado de estribor, el sargento Degan desacopló la primera bomba que golpeó a la nave en el centro de la popa, afectando a los cañones antiaéreos Nº 9 y 11. La bomba atravesó el casco completamente llegando al mar justamente debajo de la quilla donde explosionó. Se abrió una brecha que causó la inundación de la unidad de calderas local de popa, se redujo la velocidad de 22 a 16 nudos. El almirante Bergamini ordenó a elevar la señal de banderas: 16 V " (A todos: reducir la velocidad a 16 nudos).

A las 15:52 y aunque el Roma avanza en zigzag, el avión de Steinborn logra un segundo impacto en el buque, la segunda bomba cayó en el lado izquierdo cerca de los pañoles de proa, provocando la inundación de la unidad local de proa (correspondientes a los dos hélices externas) y la detención de la nave. El puente de mando donde se hallaba el Almirante se pulverizó al detonar el pañol de munición bajo sus pies.

El Acorazado Roma tras la tremenda explosión del pañol de munición de proa

Poco después, a las 16,12, el acorazado Roma, partido en dos secciones comienza a hundirse por el centro, por un corto tiempo se mantuvo la popa en vertical con las  hélices fuera del agua, la proa se hundió a cámara lenta.

Última imagen del acorazado Roma antes de hundirse definitivamente.

Narra un testigo, el capitán Garofalo embarcado en el Italia: "Todo ocurre en unos minutos, pero ahora estamos lejos del Roma, donde todo está aún envuelto en humo.... los buques dedicados a la gran maniobra defensiva están lejos del compañero herido, si bien algunos destructores van en su ayuda para rescatar a los supervivientes."

1266 hombres mueren, 86 oficiales, incluido el comandante del buque, el capitán Adonis Cima, el almirante Bergamini y sus oficiales. Fueron rescatados con vida 520 hombres mientras se tenía que repeler a otros ataques aéreos.
El 11 de septiembre el Almirante Cunningham informaba al Almirantazgo Británico que la Flota Italiana se encontraba bajo control aliado en Malta.


Publicado por LaBaracA @ 15:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios